OBAMA ÜBER ALLES

¿Es Obama supremacista? ¿O sólo populista?

 Obama César

Y juntos, con vuestra ayuda y la gracia de Dios, continuaremos nuestro viaje y recordaremos al mundo por qué vivimos en la mejor nación de la Tierra”.

El autor de la frasecita de marras es Barack Hussein Obama. El momento: en su discurso de la victoria de noviembre de 2012, en presencia de miles de espectadores y ante todos los medios de comunicación del mundo. El muchacho suelta la frase y se queda más ancho que largo. Con un par. Suponemos que él mismo revisó el discurso antes de pronunciarlo. Dudamos que Obama se viniera arriba en un calentón, borracho por el éxito de sus segundas presidenciales. Y no era una frase cualquiera: era el broche final de su discurso. Sólo podemos decir que nos alegramos de que estas palabras no las hubiera pronunciado Angela Merkel. De lo contrario, los telediarios a día de hoy todavía no hablarían de otra cosa.

Analicemos un momento la frase de Obama. El inquilino de la Casa Blanca afirma que Estados Unidos es la mejor nación del mundo. Esto sólo se explica de dos maneras:

  1. Obama y su equipo han realizado un análisis exhaustivo sobre todas las naciones de la Tierra y han llegado a la conclusión científica de que casualmente la suya es la mejor. Aquí se plantea el problema de cuáles han sido los criterios del ranking de naciones. Una clave podría estar en su discurso de investidura de 2008, donde dijo que “seguimos siendo el país más próspero y poderoso de la Tierra”. Pero este enfoque darwinista nos llevaría a los peores momentos del siglo XX. Y esto no es posible porque Obama es premio Nobel de la Paz. ¿O sí es posible?
  2. La otra opción es que Obama sea un sensacionalista o un chovinista. Que no haya realizado ningún estudio científico y simplemente haya dicho al pueblo americano lo que quería oír. Para que le aplaudan. Esto tampoco es posible porque sería tanto como admitir que un progresista puede caer en el populismo barato.

Visto lo visto, lo mejor que podemos hacer es no hacer nada. Mirar para otro lado, como hace la prensa europea cada vez que escucha una de estas afirmaciones. Asumir que, aunque el mensaje sea enfermizo, debemos aplaudir si quien da el discurso es Obama.

En la Casa en el Árbol no creemos que exista una nación que sea mejor que las demás. Y si tuviéramos que elegir, diríamos que la mejor nación es la do-nación. Sobre ella se cimienta la economía del don y la filosofía de que “a mi vecino no le falte de nada”. Aunque probablemente a Obama y al país más capitalista de la Tierra esto les suene lejano.

Si te ha gustado, comparte

Deja un comentario