IDEOLOGÍA DE GÉNERO: TRANSGÉNICO DEL PENSAMIENTO

A7-0383/2012. No es un alimento transgénico. Es una resolución europea que recoge un pensamiento transgénico.

transgenicos

Reforma de la civilización

Si no hay sorpresas de ultima hora, esta tarde, en Francia, será aprobada la ley del matrimonio homosexual. La sociedad francesa estaba profundamente dividida sobre la corrección de esta polémica ley. En las últimas semanas se han producido numerosas marchas en defensa de la familia natural. Señal de que en el tejido social nuestro país vecino todavía existe mucho músculo sano.

La ley francesa es la última manifestación de una agenda progresista que está utilizando a Europa como laboratorio de pruebas de ingeniería social. Posteriormente, las fórmulas que funcionan se tratan de implantar en el continente americano, tanto en el norte como en el sur.

La agenda progresista ha sido incorporada recientemente en una resolución sobre “derechos fundamentales” (minúscula y entrecomillado) que el Parlamento Europeo aprobó el pasado 12 de diciembre de 2012. Su objetivo final no es la reforma de la legislación, sino la reforma de la civilización mediante la alteración artificial de las células elementales de nuestra sociedad, como son los principios de la vida y la familia. Consideramos recordar qué dice esta resolución porque en los próximos meses y años vamos a ver cómo en los territorios de Europa se incorporan sus dictados a las normativas internas.

La resolución A7-0383/2012.

El texto incluye algunas propuestas que celebramos, como las dirigidas a la protección de los más vulnerables como los jóvenes o la infancia. Sin embargo, como era de esperar, las élites de Bruselas no se podían limitar a avanzar en esos campos en los que todos estamos de acuerdo. Tenían que aprovechar un debate sobre derechos fundamentales (sic) para imponer su sesgada visión del mundo y azuzarnos, un poco más, a todos contra todos. La Resolución recoge los siguientes extremos:

  • Dilución de familia tradicional e imposición de la ideología de género: La Resolución señala que hay más probabilidades de que se protejan “los derechos fundamentales de los LGTB” [Lesbianas, Gays, Transexuales y Bisexuales] si estos “tienen acceso a instituciones jurídicas como la convivencia, la unión registrada o el matrimonio”. Celebra que 16 países de la UE ofrezcan estas posibilidades, y pide a los demás Estados que consideren la posibilidad de ofrecerlas también. Además, el Parlamento pide a los Estados que reconozcan las nuevas instituciones jurídicas creadas en los demás Estados miembros.
  • Ataque al derecho a la vida y la concepción: Pese a no ser la legislación sobre el aborto una competencia europea, la plutocracia «expresa su preocupación ante las recientes restricciones del acceso a servicios de salud sexual y reproductiva en algunos Estados miembros, en particular al aborto seguro y legal, la educación sexual y los recortes financieros en el ámbito de la planificación familiar».
  • Persecución penal a los que discrepen: Insta a la Comisión a que “proponga la revisión de la Decisión marco del Consejo relativa a la lucha contra determinadas formas y manifestaciones de racismo y xenofobia mediante el Derecho penal, a fin de incluir otras formas de delitos motivados por prejuicios, entre otros, por motivos de orientación sexual, identidad de género y expresión de género”. Incluye en ello también, de forma expresa, “otras formas de violencia y odio contra todo grupo minoritario, incluido el odio verbal; insta a los Estados miembros a que garanticen que los delitos motivados por prejuicios, como los que tienen carácter racista, xenófobo, antisemita, islamófobo, homófobo o tránsfobo, se sancionan en el marco del sistema de Derecho penal”.

En resumidas cuentas, la Resolución A7-0383/2012 es un buena muestra de cómo las élites políticas, progresistas y soft-capitalistas, actúan como policía del pensamiento, tratando de alterar la institución natural de la familia, de imponer la ideología de género a la gente común y con total desprecio por la vida de los bebés no nacidos.

El punto 203 de la Resolución “subraya la necesidad de reformar rápidamente el sistema electoral del Parlamento Europeo, a fin de garantizar la participación activa de los ciudadanos europeos en el funcionamiento de la UE”. Es decir, el propio Parlamento reconoce veladamente que tiene graves déficits de legitimidad democrática.

A pesar de su escasa representatividad, vemos cómo las élites de Bruselas no dudan en excederse de sus competencias, debilitar la soberanía de los Estados en cuestiones que afectan a la moral y el orden público y dedicar partidas de los presupuestos comunitarios a implantar programas de adoctrinamiento. Su actuación es profundamente anti-democrática porque, a pesar de no tener verdadera legitimidad, diseñan e imponen programas de ingeniería social a la gente común, la demos, para moldear su pensamiento, incluso bajo amenaza de sanción penal.

La ideología de género al descubierto

En la Casa en el Árbol también nos gusta llamar al pan, pan y al vino, vino. Las oligarquías europeas tratan de meternos con calzador una doctrina profundamente artificial. Las expresiones “odio verbal”, “LGBT”, “tránsfobo”, “identidad de género” y “expresión de género” son pedantes y de laboratorio. La ideología de género es el resultado de unas construcciones mentales que poco tienen que ver con la naturaleza de las cosas y que requieren la construcción de una Neolengua. Para muestra, un botón. Citamos el manual de educación para la ciudadanía de la editorial Pearson-Alhambra:

“Hay que distinguir tres conceptos: El sexo biológico con el que nacemos, determinado por los genes y que se manifiesta a través de las características sexuales. La identidad de género, que consiste en los comportamientos que la sociedad atribuye a cada sexo. Como sabes, en la sociedad se espera que los hombres hagan unas cosas y las mujeres otras. La orientación sexual, que consiste en el tipo de personas por el que nos sentimos atraídos. Con todo ello, construimos nuestra identidad afectivo-sexual”.

La ideología de género es a la relación entre hombres y mujeres lo que los transgénicos son a la alimentación. En un primer momento, parece que mejoran los alimentos y los hacen más atractivos pero, en realidad, emponzoñan la naturaleza con sustancias artificiales que a la larga traen consecuencias negativas.

Nosotros amamos la vida, lo natural y tenemos un espíritu disidente que no acepta la cárcel del pensamiento. Así que ya pueden irnos preparando una celda en Bruselas porque no nos vamos a callar. No tenemos miedo a cambiar la Casa en el Árbol por una celda. Sobre todo porque, a este paso, van a ser los únicos espacios de libertad que queden en Europa.

 

Si te ha gustado, comparte

Deja un comentario