GOBERNANZA EUROPEA: DICTADURA TECNOCRÁTICA (2 DE 2)

Un nuevo despotismo ilustrado: todo por el pueblo pero sin el pueblo.

Wall-E

Fotograma de la película Wall-E

Gobernanza: el despostismo ilustrado del siglo XXI

En Europa vamos por el camino de que se implante un nuevo despotismo ilustrado. Todo por el pueblo pero sin el pueblo. El futuro que la Nueva Clase (oligarquía político-financiera) nos tiene reservado es el de convertirnos en una sociedad supuestamente próspera pero en la que hemos perdido las riendas de nuestro destino. Nos canjean libertad por bienestar a corto plazo. Un falso bienestar que pronto se convierte en servidumbre.

Como en la humanidad obesa y de feliz consumismo de la película Wall-E. Los habitantes de la nave espacial “Axioma” son humanos gordos e infantiloides, aburguesados tras generaciones de sedentarismo. En la película de Pixar, los humanos del siglo XXVIII comen y se entretienen a través de una pantalla perpetuamente conectada. Son esclavos de la maquinaria que se construyó para servirles. El capitán de la nave resulta ser un papanatas que cree estar al mando pero, en realidad, no decide el rumbo de la nave. La nave tiene un piloto automático que es dirigido por un robot en la sombra llamado Auto. La humanidad obesa se ha acostumbrado a no pensar por sí misma y dejarse llevar. Cuando convencen al capitán para volver a la Tierra, descubren que Auto no se lo quiere permitir. ¿Os suena la historia?                     

 Cárcel de pensamiento único

La Nueva Clase entiende que es peligroso que los miembros del “rebaño” tomen algún papel activo, por lo que su función es la de ser espectadores de la acción de gobierno. Obviamente, pueden ejercer sus libertades políticas y participar en la vida parlamentaria. De hecho, es positivo que participen de esa ficción. Pero siempre sobre la premisa del gran consenso ideológico que no se puede discutir. A los beneficiarios del estado actual de las cosas les basta con que no se amplíe el foco de debate. Discutamos los matices. Hablemos de si es necesaria la unión fiscal y un supervisor único europeo. Hablemos de si el objetivo de déficit para 2014 se puede moderar. Hablemos de si una niña de 16 años necesita el consentimiento paterno para abortar o si debemos abandonar la ley de plazos y volver a una de tres supuestos. Todo es legítimo y civilizado siempre y cuando no se cuestionen los fundamentos del Sistema. No se pueden plantear debates de calado. ¿Es irreversible el proceso de pérdida de soberanía de los Estados y aculturación de los pueblos europeos? ¿Podemos levantamos aranceles para proteger la industria europea frente la competencia desleal de los países cuyos costes salariales son ínfimos por no respetar derechos fundamentales?¿Debe prevalecer la economía sobre la política o la política sobre la economía? ¿Podemos decidir sobre la vida de los concebidos no nacidos?

Democracia secuestrada

¿Crees que este planteamiento es muy abstracto? Analiza el debate político actual. En matería económica escucharás a menudo la frase “no hay alternativa”. Los ajustes son dolorosos pero no se puede hacer otra cosa. ZP dice que tuvo que bajar las pensiones porque no le quedó más remedio. Rajoy dice que no le gusta subir los impuestos pero que no tiene otra opción. ¿Quién les dicta lo que deben hacer? ¿Cuáles son esas fuerzas ocultas que doblegan a los representantes elegidos democráticamente y que les lleva a hacer lo contrario de lo que se dice en sus programas electorales? Parece claro que la soberanía de los pueblos ha cedido ante fuerzas externas que exigen determinadas conductas a cambio de dinero para mantener nuestro nivel de bienestar y confort.

El precio que tenemos que pagar por el dinero se paga en libertad. R. L. Stevenson

¿Más ejemplos? Igual que ocurrió con Polonia, Hungría está siendo actualmente víctima de todo tipo de chantajes políticos y económicos por parte de las instituciones europeas y sus “socios” por mantener un ordenamiento que defiende la familia natural. ¿Más? Grecia fue rescatada por la Unión Europea. Celebró elecciones para elegir nuevo gobierno. En el país heleno no se realiza ninguna acción de gobierno relevante sin el consentimiento de la Troika, los conocidos “hombres de negro”. Los griegos eligieron a sus representantes, pero no a los hombres de negro. Por supuesto, esta imposición es la contrapartida por el dinero del rescate.

El peligro no es tan lejano como parece. En España se escucha a menudo en las tertulias políticas voces que, ante la inoperancia y corrupción de nuestra casta política, darían la bienvenida a la designación de un tecnócrata al estilo Monti para que ponga orden en nuestras cuentas. Otros llaman a voces a los hombres de negro para que vengan a detener el despilfarro del Estado de las autonomías. El discurso de la Nueva Clase está calando. Parece que olvidamos que si finalmente llegasen los hombres de negro su prioridad no sería respetar nuestra libertad como pueblo sino asegurar que se devuelve la deuda a los acreedores públicos y privados extranjeros.

Es el momento de reaccionar.

Como en la película Wall-E, la dominación de Auto termina cuando los gobernados empiezan a pensar por sí mismos y exigen un papel activo en el gobierno de la nave. Si tú no decides, ellos deciden por ti. La Nueva Clase. La oligarquía. Si no alzamos nuestra voz, nuestro silencio es cómplice. Es necesario romper el pensamiento único. Es necesario repolitizar el debate de las ideas. Devolver a la política su hegemonía sobre la economía. El modelo actual de Europa no funciona porque sus pilares están enfermos (economicismo, relativismo, individualismo). Para ello tenemos que elaborar un discurso sólido de tercera vía. Ni comunismo, ni liberalismo. Es necesario rescatar, actualizar y vigorizar la mejor tradición europea. El proyecto europeo no puede cimentarse sobre una unión económica y aduanera. Debe iniciarse de abajo arriba y sobre la base de nuestra identidad común y los valores compartidos de nuestra cultura. La Europa que queremos será una sociedad con mercado, pero no una sociedad de mercado.

Si te ha gustado, comparte

Deja un comentario