Eurovegas: cash·ate y sé sumisa

Eurovegas

El plan E de la derecha liberal: engatusar a un millonario, cobrar en cash y ser sumisa.

Bienvenido Mr. Adelson

La película Bienvenido, Mister Marshall (Berlanga, 1953) retrata los días felices de los vecinos de Villar del Río que esperan la visita de los estadounidenses (los “americanos”) con ocasión de la presentación del Plan Marshall en España. Este plan fue promovido por Estados Unidos y consistía en ayudar a los países europeos a recuperarse tras la II Guerra Mundial para ganarse aliados frente a la expansión rusa. Dinero a cambio de fidelidad. Prosperidad a cambio de sumisión.

La cinta es una crítica descarnada a la sociedad española de la época. Desde que llega al pueblo la noticia de la visita de los americanos, el día a día de los pueblerinos cambia radicalmente. La vida de todos se centrará en preparar esa esperada visita que traerá dólares a sus negocios y familias. Una visita que nunca se producirá, ya que el Plan Marshall nunca se llevó a cabo en España. En la película, las fuerzas vivas del pueblo se quedan en la estacada cuando los coches de los americanos atraviesan el pueblo sin detenerse. El alcalde, el cura, el burgués y todos los campesinos a los que han enredado se quedan con un palmo de narices en plena juerga de pancartas, bocinas y saludos.

El mismo palmo de narices que tienen hoy los jerarcas del PP de Madrid, los empresarios de la cultura del pelotazo y los conserva-duros mesetarios. Lo sentimos, chicos, pero Mr. Adelson pasa de largo.

Nuestras reflexiones

Como siempre que alguien se queda con el culo al aire, los afectados van a tratar de tapar sus vergüenzas y sacar pecho. La derecha liberal siempre cae de pie y ahora orquestan un paripé para hacernos creer que en realidad ha sido ella la que no ha aceptado las exigencias del Poderoso Caballero Don Dinero. Estos días en twitter puede verse cosas tan surrealistas como ésta (vía @manelmarquez):

Tertsch

Por eso, ahora es el momento de hacer valoraciones, antes de que se enfríe el asunto. Ahí van las nuestras:

1) El modelo liberal de competitividad entre regiones ha quedado en entredicho. Mr. Adelson enfrentó a Cataluña y Madrid para beneficiarse en una puja legal y fiscal para ver quién se bajaba más los pantalones. Esperanza Aguirre y Artur Mas convirtieron la política en un mercado persa. La convivencia se deterioró y al final los dos quedaron como lo que son: dos bufones que se peleaban en el salón del trono para ganarse los favores del magnate de los casinos.

2) Nuestra oligarquía política y empresarial se ha rebajado hasta el nivel de permitir que el billonario les dictara las leyes que quería. Exención del pago de las cuotas a la seguridad social, exención de impuestos municipales, regionales y estatales, aval del Estado por si el negocio no salía rentable, cesión gratuita de suelo público, modificación gratuita de la ley de extranjería, cambio de legislación sobre la prevención del blanqueo de capitales, etc.

Doña Esperanza Aguirre, paladín del “ala dura” de la derechita Pocoyó, pasó por el aro y tragó carros y carretas. De hecho, su primera declaración al “dejar la política” fue para pedir una excepción a la ley antitabaco para Eurovegas.

3) El affaire Eurovegas ha puesto de relieve que la mayoría de políticos y medios de comunicación “católicos” son capaces de anteponer la prosperidad material (puestos de trabajo, divisas) a la salud espiritual en un país que, como el nuestro, tiene ya la moralidad pública entre costuras. Los libremercaderes del templo han quedado retratados. Para el que se quiera echar unas risas, recomendamos que vaya a la hemeroteca para releer algunos artículos entusiastas del ABC y la Razón. Os dejamos aquí como souvenir la portada de ABC celebrando la llegada de la sucursal de un negocio de Sexo, drogas & jackpot:

Portada ABC Eurovegas

¿Qué diría Don Torcuato Luca de Tena si levantara la cabeza y viera este titular? Qué lejos quedan aquellos tiempos en los que la derecha creía que era “mejor honra sin barcos que barcos sin honra”.

4) El incidente Eurovegas también ha puesto de relieve que los patriotas de la Marca España son capaces de anteponer la inversión extranjera a la soberanía nacional. La visión mercantil del homo economicus liberal tiene estas cosas.

Los conserva-duros mesetarios estaban tan obsesionados en saber si podían quitar la presa a Artur Mas y ganar la puja fiscal que no se pararon ni un momento para reflexionar en el daño irreparable que el tira y afloja podía suponer para la dignidad y la soberanía de España. ¿Se imaginan a Hernán Cortés, a San Ignacio de Loyola, a Blas de Lezo o a Méndez Núñez regateando sobre la bandera española? Pues eso. La derecha hace décadas que ha perdido el norte y sus verdaderos referentes. Ahora el pirata apátrida se va a buscar una isla mejor y los liberales de Villar del Río se quedan sin su Plan E, sin barcos y sin honra.

El chasco para la corte liberal ha sido de los que hacen afición: ya se había bajado los pantalones y había aceptado ser sumisa y va el pirata fenicio y pide una nueva reducción monetaria para cerrar la transacción. Ésta es la misma corte liberal que se pone flamenca para pedir que salgan los tanques a la calle en Barcelona para frenar los desafíos de Artur Mas (el otro bufón de este cuento) a la soberanía española. Es decir, que mientras piden mano dura frente al cacique nacionalista abren la otra para ver si el Capital América les arroja un puñado de dólares. Los patriotas de la marca España no ven (porque les ciega el dinero) que tan peligrosos para nuestra soberanía son los desafíos internos como los externos. Que la soberanía no sólo la erosionan los nacionalismos balcanizadores, sino también las grandes corporaciones, los mercados y la Eurocracia.

EurovegasNO

El comportamiento de la Casta #OfendeAEspaña.

El fiasco definitivo de Eurovegas llega pocos días después de que el PP se haya sacado de la manga una Ley de Seguridad Ciudadana en la que se tipifica como delito la ofensa a España. Pues bien, quienes ofenden a España no son los manifestantes del 15-M que piden en las plazas democracia real. Quienes de verdad ofenden a nuestra patria son los oligarcas que ponen al país de rodillas y hacen leyes a la medida de los caprichos de un mercader fenicio que se lucra con la ludopatía.

Por eso ha llegado el momento de que los defensores de la verdadera soberanía levanten sus banderas. Es el momento de que el pueblo trabajador y decente, indignado ante tanto abuso, tome la palabra según la tradición de Fuenteovejuna. Es el momento de una rebelión lenta y razonable. Una rebelión que surgirá de las bases y que vendrá de la mano de los infanzones y los malcontents del siglo XXI.

#GAMEOVEREUROVEGAS

Si te ha gustado, comparte

Deja un comentario