En busca de la Derecha (perdida)

ante las ruinas

Apuntes para una nueva militancia social, patriótica y democrática.

Desde las pasadas elecciones europeas de mayo de 2014 muchas voces que reclaman un “Podemos de derechas”. ¿Cuáles pueden ser las bases de una derecha alternativa?

Desde La Casa en el Árbol creemos que en la escena política existe espacio para una vía que recupere el compromiso comunitario, la cohesión social y las instituciones orgánicas y que, a su vez, ofrezca una respuesta con perspectiva nacional a amenazas como el desarraigo, la gobernanza de los ‘expertos’, la pérdida de identidad, el declive de la familia y el terrorismo.

Para la construcción de este nuevo discurso político recomendamos utilizar como guía “En busca de la Derecha (perdida)”, de José Javier Esparza (Ed. Áltera, 2010). En esta breve obra Esparza no analiza la coyuntura parlamentaria actual, las declaraciones del político profesional de turno ni el último sondeo de opinión. Va más allá y se adentra en el terreno de la filosofía política para plantearse cuestiones de calado. ¿Existe una o varias derechas? ¿Por qué la derecha es incapaz de mantener un verdadero debate ideológico? ¿Por qué cada vez le cuesta más ganar unas elecciones? ¿Se puede ser conservador si apenas queda nada que conservar? ¿Es necesario ser liberal para ser de derechas? ¿Y para ser demócrata? ¿Los nacionalismos son de derechas?

Esparza se separa de la derecha oficial española (la cual conoce muy bien por su labor profesional) y expone sus graves carencias, contradicciones y amaños. Esparza distingue entre la derecha-poder y la derecha-valor. La derecha-poder es un conglomerado de intereses políticos y económicos cuyo único objetivo y llegar y mantenerse en el poder, aun a costa de asumir el discurso cultural del progresismo. Frente a este entramado, Esparza contrapone la derecha-valor: esa derecha fiel a sí misma, que ha evolucionado a lo largo de la historia y que actualmente ha sido capturada por una simple ideología de mercado.

Esparza destila con maestría lo que para él son los principios fundamentales de la Derecha: cierta idea del “orden” como requisito para que pueda florecer la justicia y cualquier forma de vida superior, la “bondad histórica de la tradición” como resultado de la experiencia social, el “sentido natural de la autoridad” (que no significa que siempre tengan que mandar los mismos, sino que es deseable el gobierno de los mejores), la aplicación “a la vida colectiva del instinto biológico de conservación”, el “sentido de la comunidad”, la “vida en común estructurada y organizada”, el sentido de la “solidaridad”, más allá del egoísmo del liberal burgués y del igualitarismo socialista, la apreciación del “sentimiento de lo sagrado”, el respeto por la “diferencia”, la visión “realista” del mundo, etcétera.

La honestidad intelectual de Esparza le lleva a reconocer que hoy en día la Derecha puede estar en lugares distintos a la derecha. A esto le añadimos nosotros que actualmente puede haber más valores de Derecha en movimientos como el comercio justo, el cooperativismo, el “slow food”, el fenómeno neo-rural, la causa pro-vida o las redes de apoyo mutuo que en cualquier partido parlamentario de “derecha”.

En resumen, Esparza esboza los rasgos que podría tener una Derecha que quisiera tomar el pulso a los tiempos que vivimos (la post-modernidad). Nos da los mimbres para que, con compromiso y audacia, podamos hacer un cesto y desarrollar un programa alternativo para el siglo XXI con nuevas perspectivas sobre temas como la economía neoliberal, la tecnocracia, la globalización o la ecología.

Cualquier movimiento que aspire a refundar la Derecha puede encontrar en este libro apuntes para una nueva militancia social, patriótica y democrática.

Si te ha gustado, comparte

Deja un comentario