Desfile de alta lectura

624133929-la-escuela-de-atenas-stanza-della-segnatura-museos-vaticanos-rafael

Tres obras imprescindibles que todo partisano cultural del siglo XXI debería llevar en la mochila.

 

 

Para un partisano cultural todos los días son el día del libro. Hoy ponemos en vuestras manos un recopilatorio de libros con buena munición para la batalla de las ideas:

1) Defensa de la Hispanidad, de Ramiro de Maeztu. Esta obra analiza las bondades del imperio hispano frente a las potencias del resto de Europa, que acudieron a América, África y Asia con ánimo explotador y actitud racista. España no fue potencia colonizadora, sino evangelizadora. Nuestra misión histórica no fue el enriquecimiento sino la lucha por la verdad y la trascendencia.

Entonces percibimos el espíritu de la Hispanidad como una luz de lo alto. Desunidos, dispersos, nos damos cuenta de que la unidad no ha sido, ni puede ser, lazo de unión. Los pueblos no se unen en la libertad, sino en la comunidad. Nuestra comunidad no es racial, ni geográfica, sino espiritual. Es en el espíritu donde hallamos al mismo tiempo la comunidad y el ideal. Y es la Historia quien nos lo descubre. En cierto sentido está sobre la Historia porque es el catolicismo”.

2) La historia de España, de M. Menéndez Pelayo. “A falta de grandezas que admirar en el presente, he tomado sobre mis hombros la tarea de testamentario de nuestra cultura española”. Esta fue la gran misión que abordó con su obra.

Quien se asoma a sus páginas ve el amor que Menéndez Pelayo tenía por su patria y por la religión católica, que para él es la savia que da vida a nuestra historia común. Menéndez Pelayo amaba todo lo bueno que hay en la historia de España, no por lo que tiene de español, sino por lo que tiene de bueno. Para él el punto de arranque es la tradición y quien se acerque a ella de forma sincera verá que nuestra unidad obtiene su fuerza de la riqueza de los pueblos que la componen. Creía que la salvación política de nuestro país vendría “no con el yugo servil del centralismo exótico, sino con los lazos del amor y del común sacrificio”. Don Marcelino creía que las claves de nuestro destino y nuestro futuro como pueblo podían encontrarse en los mejores momentos de nuestro pasado:

No suelen venir dos siglos de oro sobre una misma nación; pero mientras sus elementos esenciales permanezcan los mismos, por lo menos en las últimas esferas sociales; mientras sea capaz de crecer, amar y esperar mientras su espíritu no se aridezca de tal modo que rechace el rocío de los cielos; mientras guarde alguna memoria lo antiguo y se contemple solidaria con las generaciones que la precedieron, aún puede esperarse su regeneración (…)”.

3) En busca de la Derecha (perdida), de José Javier Esparza. En este libro Esparza sienta las bases ideológicas para una derecha alternativa. El autor distingue entre la derecha-poder y la derecha-valor. La derecha-poder es un conglomerado de intereses políticos y económicos cuyo único objetivo y llegar y mantenerse en el poder, aun a costa de asumir el discurso cultural del progresismo. Frente a este entramado, Esparza contrapone la derecha-valor: esa derecha fiel a sí misma, que ha evolucionado a lo largo de la historia y que actualmente ha sido capturada por una simple ideología de mercado.

El lector encontrará en este libro ideas de calado para actualizar la Derecha y sentar  las bases para una nueva militancia social, patriótica y democrática.

Si te ha gustado, comparte

Deja un comentario