CIUTADANS: LOS NUEVOS JACOBINOS (1 de 2)

Cuidado con Ciutadans. Detrás del rechazo al nacionalismo hay una amplia agenda progresista. España sí, pero no así.

 

 red puzzle

Reacciones ante el éxito de C’s

Muchos patriotas celebraron el gran éxito electoral de Ciutadans. ¿Tiene esto sentido? En realidad, no. Su programa contiene puntos que pondrían los pelos de punta a muchas personas que les votaron o celebraron su victoria. En este post vamos a intentar aclarar algunas cuestiones ambiguas.

Ciutadans está viviendo días de gloria. Las últimas elecciones autonómicas le han dado el impulso que necesitaba para frenar el proceso de declive en que se encontraba. Ha sido, junto con ERC, el gran beneficiario de la estrategia electoral montada por Artur Mas y que acabó en ridículo nacional, para carcajada de todos nosotros. Mas adoptó un discurso independentista y convocó unas elecciones autonómicas para obtener una mayoría extraordinaria que le permitiera retar a Rajoy a un pulso desde una posición de fuerza. El electorado no se creyó esta nueva pose soberanista y el batacazo fue de los que hacen afición. De esta bufonada salieron reforzados los partidos que habían mantenido históricamente un discurso firme y coherente sobre la cuestión independencia/unidad. El discurso de Ciutadans le permitió recoger la mayoría de los votos de los descontentos con Mas y la deriva radical del nacionalismo catalán.

Desde entonces podemos ver con una frecuencia inusitada a Albert Rivera y Jordi Cañas pasearse como peces en el agua por los medios de comunicación supuestamente conservadores. Sin ir más lejos, la cadena Intereconomía, que se define como orgullosa de ser de derechas, cuenta con los diputados de C’s como contertulios habituales. Allí se les hace una publicidad impagable y se les trata como si formaran parte de la misma familia ideológica. Ver para creer. Los diputados de C’s centran estratégicamente su discurso en cuestiones transversales y muy rentables electoralmente como el rechazo al nacionalismo catalán y la necesidad de una regeneración institucional. Pero en su programa hay una clara agenda progresista radicalmente contraria a los pilares fundamentales de los medios de comunicación que le dan su aval. Para ser justos, debemos decir que no es una agenda oculta. Está perfectamente redactada para todo aquél que quiera leerla.

Peligro: votar con cuidado

Ciutadans encarna a la perfección los ideales afrancesados de las “Luces”: individualismo, igualitarismo, cosmopolitismo, laicismo y ciudadanía administrativa. Esto se ve claramente en los siguientes aspectos:

1) Ciudadanía administrativa. El patriotismo del que tanto hace gala C’s tiene naturaleza contractual y está fundado en documentos legales como la Constitución y las cartas de derechos civiles. Su modelo de inspiración es el de Estados Unidos, una nación creada de la noche a la mañana sobre una declaración de independencia y un documento constitucional. Es un patriotismo cosmopolita y administrativo, al que se accede mediante la obtención de un DNI. Eventualmente, cualquier estado o región que comparta los mismos principios inspiradores podría fusionarse, ya que, para el progresismo, los rasgos de identidad como la cultura, la lengua o la historia no tienen valor por sí mismos. En el fondo, la izquierda siempre es apátrida.

Para nosotros, España es algo más que un acuerdo de voluntades. Es una realidad creada por voluntad histórica de un conjunto de pueblos, unida por estrechos vínculos de identidad y que posee una misma mirada sobre el mundo. Esto no sólo es compatible con el hecho de que los españoles regulen sus relaciones por medio de unas leyes que recojan sus derechos y obligaciones, sino que es deseable que así sea. Pero la realidad y legitimidad de España es anterior a cualquier documento que se pueda redactar y su vocación y destino trasciende esos textos. España debe mucho a Cervantes, a Ignacio de Loyola y al timbaler del Bruc por mucho que no hubieran refrendado ninguna norma de convivencia. Para nosotros el arraigo a una tierra la pertenencia a una cultura definen nuestra forma de ser.

2) C’s es un abanderado del laicismo radical. Según su web, “Defendemos un Estado laico e independiente,  defendemos una escuela pública laica y proponemos la creación de una asignatura específica sobre la Historia de las religiones (…) materia de contenido exclusivamente cultural, no confesional”. Para nosotros, la tradición católica es uno de los principales mimbres que conforman el cesto de nuestra identidad. Por supuesto, esto no quiere decir, ni mucho menos, que todos los ciudadanos deban profesar y practicar esta religión. Pero sí que implica que, como pueblo, tenemos la responsabilidad de respetar y cuidar esta fe como un rasgo distintivo de nuestra comunidad. Sin esta clave no puede entenderse correctamente nuestra historia, nuestro arte ni nuestras relaciones de vecindad. C’s pretende extirpar todo rastro de catolicismo del sistema educativo y ponerlo al mismo nivel que otras creencias que, si bien son totalmente respetables, no son las nuestras. Amar lo propio no significa odiar lo ajeno. Significa cuidar lo propio. No hay nada discriminatorio en ello. Por ejemplo, cualquier comunidad de África preserva sus costumbres, sus creencias y su particular visión del mundo. Hacen bien porque es lo natural. Ciutadans no nos deja hacer lo mismo.

Si te ha gustado, comparte

Deja un comentario